Parque de atracciones

No he ido a muchos, pero me quedo con Port Aventura y me quedo con el Dragon Khan.
Me acuerdo de que tenía la sensación de que la muerte me pisaba los talones nada más montarme en el bicho aquel, y mis amigas no ayudaron a quitar la tensión: yo también me estoy muriendo de miedo .
Comenzamos a subir aquella cuesta infinita y de música de fondo se escuchaban varios millones de quiero salir y otros tantos de voy a morir. Llegamos al final de la cuesta y tengo que admitir que la vista era perfecta, pero en ese momento me fijé más en la bajada que tendría que soportar en unos segundos. Cerré los ojos y sentí el viento en mi cara fuertemente, y también noté una opresión en el diafragma. En algunos momentos no me acordé de respirar.
Pasado el primer looping escuché una voz entre todos los gritos ¡buenos días Carmich! , sólo pensaba en matarte en esos momentos.
Sufrimos otro looping, y otro, y otro más… sufrimos muchos. Pero, ¿sinceramente? lo repetiría.

2 comentarios:

B. :) dijo...

¡BUENOS DÍAS CARMICH! :D

Bágoas dijo...

¿Sabes?, yo también recuerdo mi primera montaña rusa... The Hulk, en Island of Adventure, Orlando, Florida. En unos días hará ya un año que fui. (Como pasa el tiempo...) Iba con mi prima de 18 añazos (solas) y después de cuarenta y cinco minutos de un cola que parecía interminable, llegamos. Y me senté en un asiento duro y verde. Temblaba, tanto que el chico que aseguraba los arneses me dijo :
- Are you okey?
A lo que yo sólo supe contestarle "Help, sálvame".
Después de esa, subí todas las demás que había en el parque, dos veces.