Rosas de madera




Cada mañana, siguiendo la rutina, ella echaba una gotita de perfume en su rosa de madera. A la vez que respiraba aquel olor la invadían los recuerdos. 

1 comentario:

Bágoas dijo...

Recuerdos absolutamente JJeniales
:)
Preciosisimo Carmich, como siempre :D