Prudence

 Su camiseta sonaba a Beatles y sus pantalones cortos acompañaban el ritmo junto con sus zapatillas ya gastadas, Prudence no podía frenarse ni dejar de bailar al son de aquella música que le daba ánimos a observar aquel nuevo día.
Correteaba por entre los bancos del parque sacando miles de fotos, estrenando nueva cámara. Se subía a los bancos, volvía a bajarse, se agachaba, poco más se metía debajo de ellos y luego me enseñaba las fotos, orgullosa y feliz de su trabajo.

1 comentario:

El enanito del bosque dijo...

ouh carmich :3
lo continuarás?