Nada abstracto.

¿Y si nuestras ideas, recuerdos y personalidad no fuesen más que reacciones químicas en el cerebro?

1 comentario:

El enanito del bosque dijo...

Severo Ochoa definió el amor como fisica y quimica