10 razones para odiarte.

Cerré los ojos y me dejé llevar por el sonido de la Fender. Distinguí cómo rasgaba las cuerdas al ritmo de shine on your crazy diamond. Era fantástico, era una fantasía que se hizo real. Su púa alternaba las cuerdas lentamente (aún nos encontrábamos en el principio de la canción).
Abrí los ojos y vi su pelo de rizos definidos y enmarañados. En mis pupilas se reflejaron sus pequeños ojos oscuros.
Su barba de tres días raspó mis labios cuándo me acerqué a su mejilla. Él sonrió y siguió tocando cómo si fuera un profesional, semejaba que se sabía la canción nota a nota.
-No puedes regalarme una guitarra cada vez que hagas algo mal.

1 comentario:

Bágoas dijo...

Qué más dá.

aún le quedan el bajo y la batería.
Ah, y una pandereta.