Fuga


Abría el cajón para econtrarme los momentos grabados en las fotos, sacadas por mi antigua Polaroid.
Abría la ventana para que el viento me susurrara lo que el mar escuchaba allá por la costa.
Abría la puerta para que tu cuerpo se pegase al mío y bailásemos, al son del vinilo que hacía que el apartamento quedase invadido por corcheas.
Quisiera volver a aquel lugar.
Quisiera coger un tren exprés con destino mis recuerdos.
Quisiera darme a la fuga un ratito y rememorar los rincones que tú olvidaste ya.

1 comentario:

Bágoas dijo...

Quisiera vivir siempre en la sonrisa más clara, pero como dijo el maestro: "En Comala comprendí, que al lugar donde has sido feliz, no debieras tratar de volver."

Brillante, de nuevo, Carmich. Me estás acostumbrando a leer textos g(j)eniales. Confío en que seguirá así siempre :)
Muac